La aventura de conocer Baños de la Encina

Los tesoros de Baños de la Encina son dignos de conocer

 

Baños de la Encina ha acumulado un rico patrimonio artístico que ha sabido conservar a lo largo del tiempo. Desde el castillo califal hasta la parroquia de San Mateo de origen gótico, pasando por la exuberancia barroca del camarín de la Ermita de Jesús del Llano, hasta el señorío de sus palacios y casas solariegas, y su molino del siglo XVIII, Baños esconde un sinfín de tesoros.

El castillo

La impresionante silueta del castillo de Bury al-Hammam domina el paisaje rural de la villa de Baños de la Encina y evidencia la belleza de su intrincado urbanismo y la riqueza de su patrimonio cultural. Se trata del recinto militar almohade mejor conservado de todo el mundo, pues mantiene prácticamente el original. 

Dispone de catorce torreones rectangulares, más la Torre del Homenaje, también conocida como Almena Gorda. Las recientes excavaciones realizadas en el patio de armas, han recabado numerosa información sobre las distintas civilizaciones que pasaron por el Cerro del Cueto desde la civilización argárica hasta nuestros días, pasando por los iberos, romanos, musulmanes y cristianos.

Cada año se celebra la ‘noche andalusí de la rosa’, una cita ya arraigada que cada último fin de semana de julio convoca a vecinos y visitantes en esta población milenaria, declarada Conjunto Histórico-Artístico. Todo el casco antiguo de la villa se transforma para revivir su pasado medieval y la Plaza Mayor y las calles adyacentes dan acogida a numerosas actividades: pasacalles, mercado medieval, romances, música, teatro, ofrenda de la rosa a caballo, etcétera.

Al caer la noche todos los fines de semana de julio y agosto se organizan al pie del castillo conciertos musicales, veladas flamencas, teatro o actividades infantiles, finalizando con las Fiestas del Emigrante con verbenas populares, competiciones deportivas, como las Olimpiadas Bañuscas, y el ya tradicional concurso de migas santeras donde más de 100 peñas de amigos participan. 

La Iglesia de San Mateo. Un retablo grandioso y sagrario único

San Mateo se erigió en el último tercio del siglo XV, y aunque el cuerpo principal es gótico, su torre tiene acabados renacentistas, así como la portada principal. El interior del templo guarda un grandioso retablo mayor, obra de Franciso Palma Burgos, y también destacan el púlpito, el coro y la pila bautismal de mediados del siglo XVIII. El elemento más codiciado es el Sagrario, pues se trata de una de las joyas del arte sacro de la provincia de Jaén, y está datado del siglo XVII.

La ermita de Jesús del Llano y su barroco de yesería

Situada en las afueras de Baños de la Encina en una zona elevada se encuentra la ermita del Cristo del Llano. Su interior es indescriptible: es todo luz. Aunque su única nave está profusamente decorada: desde los elementos geométricos y vegetales que llenan sus paredes a los frescos con escenas del Nuevo Testamento de la bóveda, lo que verdaderamente sorprende es su Torre Camarín, típico ejemplar del barroco de yesería y único en la provincia de Jaén.

Museo del Territorio ‘Torreón del Recuerdo’

El edificio, situado en el casco urbano de la villa, es un museo etnográfico muy particular: en su visita viajaremos en el tiempo.  Nuestros antepasados nos dejaron un saber, un modo de vida que ha ido evolucionando a través de la historia: herramientas y bártulos, para diversas faenas como cultivar la tierra, vivir del río, la caza, la minería, etcétera.

Comprenderemos la estrecha relación del municipio con el territorio, en un paseo desde la Edad del Bronce hasta nuestros días. 

Además, alberga en su interior las instalaciones de la Oficina Municipal de Turismo, desde donde se gestionan las visitas guiadas del municipio. El horario de atención es de miércoles a domingo y festivos. Para más información pueden contactar en el  953 61 33 38. 

De rutas y senderos

El Ayuntamiento de Baños de la Encina ha puesto en marcha una Ruta del Agua, de carácter urbano, donde se han puesto en valor siete pozos artesanos y centenarios y dos alcubillas, que en su día suministraron agua al municipio. La Ruta del Agua se inicia en el paraje urbano conocido como ‘Barones de Sangarrén’, unos jardines escalonados que ofrecen una belleza singular dentro del casco urbano. 

El sendero de ‘El bronce’

Sendero de pequeño recorrido (PR A 288) de El Bronce (homologado por la Federación Andaluza de Montañismo). Consta de 9 kilómetros y se sitúa al norte del núcleo urbano, en la parte más occidental de la dehesa municipal del Santo Cristo, entre el núcleo de Baños y la margen izquierda del embalse del Rumblar. 

El marco es un bosque de pino de reforestación, apenas moteado de algunas encinas y distintas especies de jara, romero, cantueso, mejorana y retama. A unos cientos de metros del camino se encuentran los Huertos en Barranco, nacidos en el siglo XIX como consecuencia de la desamortización civil de Madoz, la llamada Piedra Escurridera y el fortín argárico de las Migaldías. 

Peñalosa. Un yacimiento de hace 4000 años

Peñalosa es un yacimiento de la Edad del Bronce, enmarcado dentro de la cultura del Argar. Se trata de un poblado metalúrgico sito en el valle del río Rumblar, en parte inundado por las aguas del pantano. La importancia de Peñalosa y del Rumblar hace 4.000 años vino de la explotación intensiva y masiva del mineral de cobre. En muy pocos meses gracias al Ayuntamiento hará posible su visita a pie, existiendo actualmente la posibilidad también de una visita en kayak a través de las tranquilas aguas del pantano del Rumblar.

Y esto no acaba aquí…


Baños de la Encina